Medicación como tratamiento de problemas mentales: Una aproximación científica

meditation_sunEn nuestra cultura, se ha aceptado casi indiscutiblemente que son los pensamientos y las emociones causan a las acciones observables. En especial, se asume casi de forma generalizada que son los pensamientos y emociones considerados “negativos”, “disfuncionales”, etc. los que causan los problemas. La sofisticación de esta tesis varía de teórico a teórico, y aunque en apariencia parecen teorías diferentes, todas pueden resumirse a esto, al menos en gran parte.

Desde la psiquiatría estos pensamientos negativos son causados por el desbalance en los neurotransmisores que tiene la persona. En vista de ello, la solución que parece obvia, es la prescripción de medicamentos que corrijan el desbalance neuroquímico, que a su vez influya en la frecuencia de pensamientos no deseados y en las emociones que los acompañan. No obstante, ¿cuál es la evidencia científica a favor de la tesis del desbalance en neurotransmisores en una persona que evidencia un patrón de conducta tipificado como clínicamente significativo?

Correlación versus causa en la investigación científica

Lo que se ha determinado hasta la fecha es que ciertos síndromes correlacionan con dicho desbalance. Por ejemplo, un déficit en serotonina suele acompañar (ir en paralelo) con el síndrome que se denomina depresión. Sin embargo, a la fecha, por más sorprendente que parezca, no se ha demostrado que dicho déficit en serotonina sea lo que causa la depresión, y si no es lo inverso, que las conductas que caracterizan la depresión son lo que causan el déficit en serotonina.

Por más que se haya expandido la prescripción de drogas y pareciese que los medicamentos pueden curar a una persona que sufre de algún trastorno; esto es aún una verdad a medias, y no se puede decir a ciencia cierta que la medicación sea suficiente. Esto no quiere decir que no ayude, sino que no se puede establecer una relación de causa-efecto entre la tesis del desbalance en neurotransmisores y los problemas de salud mental; ni, por lo tanto, entre la medicación y el alivio de los mismos.