Saber lo que nos importa: Pilar de la salud mental

2015-08-20-1440090346-6056325-mentalhealthNumerosas veces es fácil observar a personas que tienen en su haber diferentes tipos de propiedades y bienes materiales. Muchas veces de gran calidad, tan así que son pocas las personas que comparten y disfrutan de estos privilegios. No obstante, aunque el marketing y la publicidad tratan de vender a la sociedad que el acumular bienes de compra-venta es algo que basta para ser feliz, la experiencia palpable de las personas indica otra cosa.

La felicidad, al parecer es mucho más que eso. Caso contrario, los consultorios no estarían llenos de personas que al parecer “lo tienen todo” pero que reportan sensaciones de vacío, poco sentido de vida, y con ello, problemas como depresión, entre otros.

El ser humano se mueve por las consecuencias de sus actos

El ser humano hace las cosas siempre debido a que en el pasado fue recompensado por ese algo. De alguna manera. La recompensa puede bien ser monetaria, material o social. Una felicitación puede hacer milagros.

No obstante, para hacer que una persona mantenga un rendimiento más o menos constante, y que al mismo tiempo le resulte satisfactorio, estas consecuencias han de estar conectadas a algo que para la persona sea importante y tenga sentido. Esto es, a consecuencias abstractas, que en el caso del humano puede contactar a través de su lenguaje.

Por ejemplo, comportarse amablemente. Es algo que para cierta persona puede tener un significado, de modo que cada vez que se comporta como él o ella considera amable, experimenta satisfacción, más aun si lo recuerda en ese momento. Esa satisfacción está disponible desde que la persona piensa y se puede dar cuenta de lo que hace; es decir, puede llevarla en todo momento y lugar; mientras que el dinero es algo que –salvo la persona esté consciente de a qué sirve la acumulación de dinero por la que realiza esfuerzos- no siempre trae consigo satisfacción, porque no está ligado a lo que a la persona le importa, sino a lo que la cultura considera correcto (por ejemplo, tener una casa, un auto, etc.)